Si desea dejar su comentario en alguna de las notas, haga click sobre el título de la misma y complete el formulario que aparecera a tal fin debajo de los comentarios en la parte inferior de su pantalla. O bien envíenos un e-mail a: capitanesdeultramar@gmail.com

martes, 17 de abril de 2018

EL OBJETIVO DEL BUQUE ESCUELA



2 comentarios:

Pablo Perez dijo...

Excelente!

fray mocho dijo...

El miedo

Asisto mudo al debate que se genera en redes, en ocasión de unas nuevas elecciones en el centro de capitanes.
Mudo, porque con los años y después de escaldarme varias veces merced al idealismo, he ido aprendiendo a contar hasta diez, a escuchar y dominar la parte emocional antes de -finalmente- soltar la lengua. Lengua por la que he pagado altos costos y por la cual a veces, creo, seguiré pagando.
Pero no será en esta ocasión, ya que hoy escribe Fray Mocho.
Y es que lo que necesito decir, lo que me quema, es tan revulsivo, aunque no menos cierto, que requiere un seudónimo, porque en esta carrera tan particular que tenemos, su sola mención te cierra definitivamente las puertas.
Y no les pienso dar el gusto.
Triste, pero real.
Empecemos por el principio...
El miedo.
He escuchado con verdadera perplejidad, a integrantes de la llamada lista azul, esgrimir el argumento del miedo, como forma de crítica a la actual comisión directiva:
Que si no acompañas aplaudiendo, te censuran, te aprietan.
Que si no estás con ellos, no embarcas mas, te mandan a la lista negra
Que te condicionan, en definitiva, con el miedo.
Es verdaderamente irritante escuchar que la palabra miedo, emerge de las gargantas de una cofradía altamente corporativa como el practicaje.
Estos personajes, no todos, pero en gran número, una vez arribados a su condición de prácticos, adoptan posturas de emperador romano, reuniéndose en conciliábulos donde se suben y bajan pulgares a diestra y siniestra; verdaderas bacanales en donde en definitiva se decide la suerte de otros seres humanos que han transitado la profesión como ellos, pero que en el final de sus carreras se ven juzgados, no por su profesionalismo en muchos casos, sino mas bien por circunstancias más trascendentes, como por ejemplo haber sido compañero de salita verde de tal, lo cual garantiza pulgar arriba hacia el parnaso, o en opuesto sentido, haber por ejemplo, mirado mal a alguno hace 15 años, lo que lleva a un categórico pulgar abajo, o vos acá no entras, entre otras delicias.
Nótese que he dicho juzgado, y es que verdaderamente estos señores se comportan como verdaderos jueces y fiscales de sus colegas.
Ya lo dice el saber popular, padrinazgo mata currículo, y no importa qué clase de profesional sea usted; se quedara afuera de la tierra prometida si ese que no sabía hacer la O con un vaso en la guardia, es que nadie entendía como se había recibido, ese al cual invariablemente los tripulantes querían arrojar por la borda (o lisa y llanamente cagar a trompadas) ,ese verdadero inútil en sus años de oficial o capitán, si ese y lo repito, supo arrastrarse o adular en forma, tiempo y lugar adecuados , o jugo a la bolita en su infancia con el práctico de turno.
Un verdadero régimen mafioso, palabrita tan en boga en estos días, que hace del miedo, del terror, su mejor besa anillos, porque quienes transitan los puentes de los barcos saben y ven este miedo en los capitanes, quienes salvo pocas excepciones, terminan arrastrados unos, arrodillados otros, y aceptando a regañadientes lo que no quieren aceptar los de mas allá, por el temor a ver cercenada su posibilidad de entrada al excelentemente pago mundo del practicaje a mano de uno de estos neo emperadores.
Los jóvenes profesionales necesitan saber esto, y necesitan saberlo desde el minuto cero, porque si hay algo urgente e imperativo para cambiar en esta profesión, es el régimen vergonzante que implica la bendición de algún Don Corleone, para poder rendir exámenes a practicaje, bajo pena de extremaunción sumaria.
Y los jóvenes profesionales a quien la lista de los prácticos engaña con el argumento del miedo que impondría la actual comisión directiva del centro de capitanes, deben saber que los que agitan este argumento falaz, tienen titulo honoris causa en miedo, arbitrariedad e injusticia.



Fray Mocho