Si desea dejar su comentario en alguna de las notas, haga click sobre el título de la misma y complete el formulario que aparecera a tal fin debajo de los comentarios en la parte inferior de su pantalla. O bien envíenos un e-mail a: capitanesdeultramar@gmail.com

lunes, 9 de abril de 2018

CABALLO DE TROYA


En cualquier proceso electoral es inevitable que surja el conflicto originado por una natural puja cuyo objetivo es el triunfo, dentro de este contexto es que surge lo que se llama “oposición”, en contraposición del “oficialismo”, esto acontece en cualquier organización, no importa su envergadura.

Si bien desde este sitio partimos de la premisa del aprecio a nuestros dirigentes y de la aprobación de su gestión, reconocemos que la existencia de una “oposición” fortalece el sistema democrático. Las razones son bien conocidas y no hace falta describirlas.

Y aquí nos gustaría hacer un paréntesis y dedicarle unas líneas a la palabra “oposición”. No nos gusta ese término porque parece implicar que va en sentido contrario a lo que existe, dar un giro de 180 grados. En general la experiencia nos enseña que eso no suele ser beneficioso. Muchas veces solo es necesaria una pequeña corrección de rumbo, un cambio de estilo, o una variación en las rotaciones de la máquina. Preferimos referirnos a que exista una “alternativa” en lugar de oposición.

Hecha la aclaración, pasemos a analizar la coyuntura en la que nos encontramos y en especial a la lista que se presenta como “oposición” o “alternativa” a la actual conducción del Centro. Nos preguntamos ¿esta oposición fortalece el sistema o lo debilita?
¿esta oposición fortalece el sistema o lo debilita?

En nuestra convicción, una lista alternativa debería estar formada por colegas que tengan una militancia sindical efectiva. Socios que hayan demostrado interés por formarse en temas sindicales, que tengan la convicción del indiscutible rol protagónico del sindicato en la formulación de políticas vinculadas con el bienestar de todos. Y fundamentalmente, que no tengan intereses contrapuestos con los de los trabajadores.

La lista azul fue armada exclusivamente por un pequeño grupo de socios que en a actualidad son prácticos. Por supuesto que eso no es impedimento para integrar la Comisión Directiva. Pero algunos de ellos son empresarios y ese sí es un impedimento grave.

Los candidatos a presidente y vice son dos socios en actividad que fueron impuestos por ese pequeño grupo. Ninguno de ellos posee experiencia ni conocimientos en temas sindicales, ninguno ha asistido, ni siquiera con una mínima regularidad, a las reuniones de Comisión Directiva para informarse sobre el rumbo de la gestión, ninguno de los dos puede probar haber tenido interés por acercarse al centro, y mucho menos a plantear alguna crítica o propuesta por los canales institucionales adecuados.
Ninguno de ellos posee experiencia ni conocimientos en temas sindicales

La pregunta es: ¿por qué un pequeño grupo de socios prácticos sin militancia sindical, a quienes no los afecta la negociación paritaria ni de convenios colectivos quiere tomar las riendas del centro? Los mismos, que luego deberán negociar esos convenios colectivos y paritarias con las empresas que son sus clientes.

Nos podrán insistir diciendo que los candidatos a presidente y vice no son prácticos. Bien, analicemos cuanta libertad de acción tendrán esos candidatos si carecen de los conocimientos más básicos sobre la actividad sindical. La realidad es que fueron invitados a participar por los que armaron la lista y la financian, en fin, por los mismos que les abrirán o cerrarán las puertas al practicaje.

Ya no se trata de la normal y sana puja electoral. Está en juego la continuidad de políticas que nos han beneficiado. Aún aquellos que no coincidan plenamente con la actual gestión y puedan manifestar diferencias en puntos de vista, no deberían caer en la ingenuidad de pensar que la solución pase por poner en la conducción a un grupo sin compromiso con la gestión sindical, peor aún, con intereses tan contrapuestos con los trabajadores del colectivo Centro de Capitanes de Ultramar.
Está en juego la continuidad de políticas que nos han beneficiado

Sostenemos que esta lista “opositora” (le cabe el termino) no cumple con los mínimos requisitos para constituirse en una alternativa seria que enriquezca el juego democrático. La mayoría de sus propuestas, son impracticables o peligrosas (lo que demuestra desinformación o mala fe), otras proponen cosas que ya están en funcionamiento como por ejemplo alojamiento a socios del interior, cursos gratuitos, turismo, cobertura de medicamentos, revisaciones médicas para prefectura, etc, etc.

Ante esta evidencia podemos imaginar una infinidad de intereses ocultos que mueven a este pequeño grupo. No los vamos a enumerar por ahora, aunque tengamos la certeza de cuáles son.

Que cada colega de buena fe saque sus propias conclusiones.

1 comentario:

Marcelo Eduardo Restuccia dijo...

Cómo haría un “sindicalista” para negociar los convenios de sus afiliados ante la patronal si a su vez, en forma simultánea, esa “dirigencia gremial” estaría fuertemente influenciada por empresarios que tienen como “parte de sus clientes” a la misma patronal?.